obras públicas

El consistorio respondió en mayo que las obras "tan solo" representan el 4% de su presupuesto anual.

Bd9J47nIgAEfUR3.jpg_large

La calle, levantada, junto a la zona de protestas de los vecinos. Foto: @fanetin

 

Las obras están a punto de arrancar en Gamonal, pero hace meses que los vecinos reclaman que el proyecto de bulevar, que limitará el tráfico en la zona y eliminará los aparcamientos gratuitos, no se lleve a cabo. En mayo de 2013, Rubén realizó una petición de información al consistorio a través de Tu Derecho a Saber: ¿cuánto va a costar la reforma urbana y cómo se va a financiar? Además, quería saber si el Ayuntamiento se había planteado destinar ese presupuesto a “amortiguar” los efectos de la crisis.

La respuesta llegó tres días después. Desde el ayuntamiento aclaraban que no iban a contraer ningún préstamo para pagar las obras, sino que el dinero saldría de recursos propios. Además, aseguraron que representaba “tan solo” el 4% del presupuesto municipal del año. Además, aprovecharon la comunicación para relatar los beneficios que, según ellos, iba a traer el nuevo bulevar: trabajo para 300 personas durante unos 18 meses, aclarando que se trata de “300 familias”; “notable mejora del espacio urbano”; y la “revalorización de los comercios e inmuebles de la zona”. ¿Y las medidas para paliar la crisis? Esas van en paralelo, respondían, y son muchas.

En julio, otro ciudadano, Juan Carlos, volvía a insistir realizando una nueva batería de preguntas. En concreto, preguntaba por los informes de impacto económico, social y de tráfico de la reforma, así como de las comparativas de problemas/beneficios en relación al estado actual y las condiciones del contrato de 40 años de aparcamientos subterráneos de pago en la zona.

Además, retomaba la pregunta inicial de Rubén y pedía al ayuntamiento que detallara esas líneas de actuación de las que hablaba en su respuesta para paliar los efectos de la crisis, así como la valoración de sus resultados y su coste. Para él, lo interesante era comparar ambos gastos dentro de un mismo presupuesto, el de la ciudad de Burgos.

También obtuvo respuesta, aunque bastante parcial. No le respondieron sobre las líneas de ayuda a los ciudadanos y afirmaban no tener la mayoría de los informes reclamados, puesto que no eran obligatorios. Eso sí, aclaraba que el estudio de tráfico había concluído que el tiempo de viaje se incrementaría, pero no habría más atascos. Además, nombra un estudio de viabilidad del párking subterráneo pero, eso sí, no dice dónde se pueden consultar esos informes, pese a la insistencia.

Las protestas de estos días se suman a una larga trayectoria de manifestaciones vecinales contra las obras del bulevar, en paralelo a una más que escasa información pública sobre el proyecto, pese al claro interés de los ciudadanos sobre sus detalles.