julio, 2015

Esta transposición de una directiva europea restringirá el uso del negociado, un tipo de adjudicación sin concurso que representa el 60% de los contratos de los ministerios en los últimos años.

Fuente: congreso.es

Dos operarios retiran las protecciones de una de las estatuas que presiden la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados. Fuente: congreso.es



La reforma de la Ley de Contratos del Sector Público, fruto de la transposición de una directiva europea de 2014, en la actualidad en trámite parlamentario, no será aprobada en esta legislatura. Así lo afirma el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas tras una pregunta sobre su tramitación remitida a través de Tuderechoasaber.es.

En concreto, aunque aseguran que se cumplirá el plazo marcado por la UE, afirman que el proceso parlamentario “previsiblemente no finalizará antes del año 2016”. Así, serán Las Cortes que se formen tras las próximas elecciones generales las encargadas de tramitar y aprobar esta norma esencial.

La directiva europea, aprobada en marzo de 2014, marca su aplicación por parte de los estados miembros con una fecha límite, el 18 de abril de 2016. Una de las modificaciones que incluye esta norma, aun en borrador, eliminará la posibilidad de utilizar el procedimiento negociado en los supuestos de precio (valores inferiores a ciertos umbrales).

Por su parte, el 60% de los contratos de los ministerios en los últimos dos años se adjudicaron vía negociado, la gran mayoría sin publicidad. A este respecto, la actual Ley de Contratos del Sector Público es clara: “La adjudicación se realizará, ordinariamente, utilizando el procedimiento abierto o el procedimiento restringido”.

Han pasado de 5.400 en 2010 a más de 7.800 en 2014. La cifra de concesiones, en cambio, sigue bajando.

Progresión de las peticiones de indulto en los últimos años.

Progresión de las peticiones de indulto en los últimos años.

La clemencia no es un término absoluto, sino relativo. No solo importa cuál es el número de indultos que aparecen en el BOE, sino también de entre cuántas solicitudes esas y solo esas personas fueron las elegidas. Hasta ahora, gracias a la extracción de datos del boletín oficial, hemos podido escarbar entre toda la información disponible para descubrir totales por año, por Gobierno y por delito, o incluso porcentajes de perdonados sobre condenados y cuáles han sido las medidas de gracia más veloces. Ahora, gracias a una solicitud de información realizada a través de Tu Derecho a Saber, podemos ir un paso más allá y saber cuántas personas pidieron un indulto entre 2010 y 2014.

Los datos muestran una evolución creciente del número de solicitudes al Ministerio de Justicia (no incluyen, por parto, la información de las peticiones a Defensa), que pasan de 5.400 en 2010 a más de 7.800 en 2014. La subida más importante es de 2010 a 2011, un salto de más de 1.500 peticiones.

En paralelo, las concesiones de indultos también crecieron hasta 2012 pero, a partir de entonces, empezaron a bajar. La popularidad de la medida la hizo más conocida para los posibles solicitantes y, a la vez, menos popular para los gobiernos que la usaban, envueltos en decenas de medidas de gracia polémicas.

Dado que el tiempo entre la condena y la concesión de un indulto no es fija (la mediana es de más de dos años y medio), sería un error afirmar que un tanto por cierto de las solicitudes de un año fueron aceptadas, porque podrían concederse durante el siguiente año. O el otro. Pero nos permite establecer una ratio aproximada que muestre tendencias en la clemencia de los distintos gobiernos. Así, habríamos pasado de un 7,45% en 2010 a un 0,91% en 2014. Esto es: la distancia entre el número de solicitudes y el número de indultos se ha agrandado de forma considerable.

Más posibilidades si eres mujer

Hay menos condenadas mujeres, menos solicitantes y menos indultadas que hombres. Hasta aquí todo parece encajar. Pero en términos relativos todo cambia. Si con el análisis de condenas y medidas de gracia de El Indultómetro demostramos que era más fácil ser indultada -en porcentaje- en el caso de ser mujer, gracias a estos nuevos datos podemos saber que la relación con las solicitudes muestra la misma tendencia.

La ratio de todos estos años de mujeres va de 13,50 a 2,12% y el de hombres de 6,70 a 0,77%. Esto es, las mujeres solicitantes de indulto tuvieron mucha más suerte que los hombres.

 

[ARTÍCULO PUBLICADO ORIGINALMENTE EN ELINDULTÓMETRO.ES DE CIVIO]

Los 5.768 millones de euros consignados en los Presupuestos Generales del Estado ya se han convertido en 7.368 millones. 400 millones del desvío están asignados a una partida "sin tipificar", por lo que no podemos saber a qué se han destinado.

El ministro de Defensa asiste a una misión conjunta con el ejército sirio en 2014. Foto: mde.es

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, en unas maniobras del Ejército del Aire en 2014. Foto: mde.es

El BOE recoge hoy la ejecución presupuestaria a 31 de mayo. Una vez más, la diferencia más destacada entre lo presupuestado y lo gastado proviene del Ministerio de Defensa. En concreto, los 5.768 millones de euros consignados en los Presupuestos Generales del Estado ya se han convertido en 7.368 millones. Eso es: el desvío suma a estas alturas de año 1.600 millones de euros.

Esta tradición de engorde, que se mantiene año tras año  y siempre supera los mil millones de euros, se debe en buena parte a los también tradicionales créditos extraordinarios que, cada año, inyectan una cantidad extra, que suele rozar los 800 millones, destinada al pago de Programas Especiales de Armamento (PEA’s).
 

 
Como explica el propio Ministerio de Defensa en la respuesta a una solicitud de información realizada a través de Tu Derecho a Saber, estos programas, destinados a la modernización del Ejército, se financian con cargo al presupuesto de I+D del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Una vez la maquinaria y las armas están listas para su uso, el Ministerio de Defensa las paga y los proveedores devuelven los anticipos a Industria.

Pese a que se trata de un gasto predecible (aunque la cifra final no se ajuste al 100%), puesto que ya se ha valorado y financiado antes por otro ministerio, el pago de los PEA’s no está incluido en los presupuestos iniciales y, año tras año, se aprueban créditos extraordinarios millonarios para asumirlo. “La insuficiente dotación presupuestaria obliga a proporcionar financiación adicional para cubrir los compromisos financieros que se derivan de los compromisos contractuales ajustados”, argumentan desde Defensa.

El crédito extraordinario de este año, de 846 millones de euros, se aprobó en mayo vía Real Decreto Ley. Gracias a eso podemos saber a qué se destina el dinero, entre aviones, fragatas y misiles. Pero, ¿qué pasa con el resto del desvío? ¿Los otros más de 700 millones de euros que suman esos 1.600 totales?
 

Casi 400 millones de más sin especificar

A principios de junio hicimos esa pregunta al Ministerio de Defensa a través de una solicitud de información en Tu Derecho a Saber. Por entonces, la última ejecución publicada, a 30 de abril y que aún no tenía en cuenta el crédito extraordinario, era de 714 millones. La respuesta recibida semanas después muestra desvíos que entran dentro de aquello que no se puede prever  con exactitud a la hora de elaborar los presupuestos, como los 255 millones de más por la participación en misiones internacionales, los 5,6 millones extra en dietas o los 2,5 millones destinados por este Ministerio a poner coto a la epidemia de ébola.

Pero la partida más cuantiosa, de casi 400 millones de euros, está dentro del epígrafe “no tipificada”, por lo que seguimos sin saber a qué se ha destinado esa importante modificación presupuestaria. La respuesta del Ministerio de Defensa no aclara si se trata de materias reservadas.

Aunque el Ministerio respondió a la pregunta con un PDF, hemos extraído y agrupado la información para que puedas consultar el desglose del desvío registrado a 30 de abril.