Hacienda

La entidad no responde ante la petición de información del número de afectados por el cambio de sistema en la tramitación online del impuesto.

declaracion iva

El 30 de enero de 2014 fue el último día en el que empresas y autónomos en España pudieron presentar su declaración anual del IVA de 2013. Lo que en otras ocasiones no es más que un procedimiento rutinario se convirtió en un caos como consecuencia del cambio del sistema de tramitación. El modelo 390 de declaración anual del IVA obligaba a partir de este año a presentar la declaración únicamente de forma telemática. Aquellos que lo hicieron de otro modo (en papel, como buena parte de los contribuyentes suele hacer) podrán recibir una multa pecuniaria de 1.500 euros, según la Ley General Tributaria.

A pesar de que la Agencia Tributaria puso a disposición de los contribuyentes con mayores dificultades un servicio de ayuda personalizada, muchos ciudadanos presentaron quejas ante las demoras, problemas técnicos y complejidad del sistema de tramitación online. Buena parte de ellas provinieron de contribuyentes que carecen de conocimientos informáticos suficientes para cumplimentar la tramitación, aunque los problemas del sistema afectaron del mismo modo a diferentes ciudadanos. Muchos de ellos tuvieron que acudir a asesores tributarios, que cobran entre 50 y 100 euros. Las personas de avanzada edad y sin conexión de internet fueron las más afectadas.

Las quejas llegaron hasta la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, que las admitió a trámite y pidió a la Agencia Tributaria que permita de nuevo la presentación de declaraciones también en papel. Se desconoce, sin embargo, el alcance de los problemas y el número de solicitudes que fueron entregadas fuera de plazo, cuáles de ellas fueron presentadas con errores y a cuántos contribuyentes se sancionó. Esto mismo es lo que preguntó hasta en dos ocasiones en Tu Derecho a Saber Stéphane M. Grueso, que comenta las dificultades que tuvo para realizar la declaración correctamente y pide los datos estadísticos de la declaración. Grueso considera que tanto la interfaz, el sistema de firma electrónica, el sistema de PIN y el modo de autenticación como el lenguaje y el modelo fueron demasiado complicados.

Los únicos datos disponibles son los agregados: en esta campaña se han registrado un total de 3.366.000 declaraciones, 249.000 más que el año pasado, lo que supone un incremento de un 8%. 403.000 de esas declaraciones se realizaron con el nuevo sistema de firma electrónica ‘PIN 24 horas’, uno de los sistemas que ha provocado más quejas.

La agencia que dirige Santiago Menéndez, y que depende del Ministerio de Hacienda, defiende este nuevo sistema porque considera que facilita la lucha contra el fraude fiscal. No se conocen, sin embargo, las consecuencias de este cambio del sistema, y hasta qué punto ha afectado económicamente a aquellos contribuyentes que no han podido cumplimentar su declaración, o la han cumplimentado fuera de plazo. La Defensora del Pueblo considera que no deberían llevarse a cabo procedimientos sancionadores hasta que no se garantice que el sistema funciona correctamente.